Los filtros tienen como objetivo filtrar partículas toxicas del humo que estos desprenden al quemarse para hacerlo menos nocivo para el fumador.